Juicio en NY del expolicia Ludwing Zelaya

Juez Lorna Schofield, sentencia al expolicía Ludwing Criss Zelaya a 12 años de prisión..

Testimonio brindado el 10 de Mayo en su juicio en NY:

Habla Ludwing Criss Zelaya a Juez Lorna Schofield. «Pido disculpas a mi familia m, a EEUU y mi país, lamento el daño causado. Me responsabilizo de los actos en que soy culpable como conspirar para importar cocaína»

«Acepto mi responsabilidad en estos hechos, vivo en un país con grandes problemas de corrupción que contamina todos los niveles. Aunque uno no quiera involucrarse recibe ordenes superiores para hacer favores y uno no puede salir de ese circulo»

«No hay opción. Era un subalterno. No puedo enfrentar un sistema tan grande como ese, sinceramente alcanzado por las consecuencias. Envié una carta con noticias en diarios de mi país, donde matan compañeros por no hacer lo que se pide» dice el expolicia.

«Fui objeto de un atentado en 2014. En 2016 que se me acusó salí del país por salvarme vida y me presente ala Embajada para salvar mi vida. Habia genteinteresadaen que yo muriera. Fueron donde mi familia a amenazar que me iban a matar si decía algo aquí. Mi familia dejó la casa y se fue a huir. Yo aceleré mi extradición, quería venirme rápido»

El 14 de diciembre del 2016 que me presenté a la Corte, en MCC, me pusieron en la misma celda con Devis Leonel Rivera. Él me dijo que yo no podía cooperar, que recordará que mi familia se exponía y que lo único que podía hacer era aclarar mi caso. No me negué a tener otro tipo de opción, prácticamente fue obligado a hacerlo. Esto no tiene que ver con mi culpa, porque si fuí a la reunión donde aparezco en el video. Pero todo esto que viví aumentaron mi estrés traumático.

«Lo que vivimos es duro, es fuerte. Más para mi mamá y mis tías que son mayores. Mis hijas, la que tiene 12 años no tiene mamá. Yo tengo cuatro años de no verlas. Lo único que puedo hacer es llamarla y escribirles, además de no tener el afecto de mi familia. Más con mi niña que me pregunta cosas que no puedo responder. Es muy difícil porque está a cientos de kilómetros de aquí y no tienen visa para verlas en una visita» dice llorando Ludwing Criss Zelaya.

«Para mi, mi familia es lo más importante y estando en prisión algunos de ellos han fallecido, como mi abuelita, no tuve oportunidad de verla ni despedirme de ella. Estoy afrontando un cambio radical, no solo por la pérdida de mi libertad, también la privacidad. Mi hija crece sin mamá y sin papá, mi otra niña sin su papá y en la escuela le hacen bulling. Le dicen que los abandoné y me fuí con otra familia. No tengo dinero ni para pagar un abogado. Somos personas humildes y sencillas».

«No sabía que era una conspiración. Sabía que el tráfico de drogas es malo, pero no lo que era una conspiración. Ahora sé que hay acciones conscientes e inconscientes. Ahora se las consecuencias. No represento un peligro para la sociedad. Vivo humildemente que mandé las fotos para que vean como es donde vivimos. Aún así el Gobierno de Honduras las confiscó. Una de las casas hay un préstamo e igual la confiscaron, dijeron que era de dinero ilícito»

«El tiempo en MCC ha sido difícil, falta de atención médica que decaí en mi salud. Desde 2017 se me abrió una hernia y todavía no he recibido tratamiento. Mi problemas psicológicos, desde 2008 recibo atención, me daban terapia corporal, de apoyo y ocupacional, pero aquí no me han proporcionado nada. Necesito tratamiento para superar mis trastornos. Esto afecta mi capacidad de tomar decisiones. Señoría tome en consideración, que EEUU es la primera potencia mundial y para una persona con antecedentes penales, le limita el acceso.

«Imagínese un país de 3er mundo como el que vengo yo, como no va a estar más limitado uno. Lo primero que han hecho es discriminarme, y uno va a tener un estigma de por vida. Mi temor es que no sé cuando voy a salir y si podré tener un empleo, estoy encerrado 22 horas diarias. A veces 72 horas para salir dos horas. Y con las medidas que nos tienen es bastante duro. Hasta la fecha sigo con secuelas del covid que me dio. En MCC, los hispanos que no hablamos inglés tenemos limitadas las oportunidades. Quiero demostrarle a mis hijas que uno puede aprovechar el tiempo cuando puede, que se puede superar no importa en el lugar que este. Mis hijas tienen 18.14 y 12 años. Siguen estudiando. Se me hace difícil todo, solo una llamada tengo, Les hago ver el empeño que hago por rehabilitarme, estudiando, aprendiendo y ayudando a otros a cambiar su vida. En lo personal todos los días trato de hacer algo más para cambiar mi vida y no ver atrás lo que pasó»

«Me arrepiento y perdí el camino. Agradezco a los que me han ayudado a salir de esto. Al darme cuenta de mis malas decisiones. La doctora Liliana Rusanti me hizo ver con más claridad mis problemas y salud mental. A ud Juez por dejarme hablar hoy, cuando uno está en otro ambiente aprecia como son las cosas. Tener la oportunidad de hacer algo más para mitigar mi culpa. No quiero que piensen me negué. No tengo la capacidad para sacar a mi familia del país» dice.» concluyo el expolicía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *