La voracidad de JOH tiene a Honduras mendigando

El manejo gubernamental con respecto a la pandemia ha sido el más deficiente en búsqueda de brindarle el sistema de salud necesario para hacerle frente a esta terrible enfermedad, para lo único que han estado agiles estos narco-corruptos del gobierno ha sido para robarse millones de dólares que se pudieron utilizar para la compra de vacunas o construcción de centros hospitalarios que hubiese permitido a los hondureños una oportunidad de seguir adelante en esta crisis sanitaria.

Siete alcaldes clamaron por ayuda al presidente de El Salvador, Nayib Bukele que reaccionó positivamente al pedido de estos ediles hondureños que ante la falta de ayuda del gobierno cachu-narco decidieron tocar puerta a un país hermano que gracias a la gestión de su gobierno son líderes en Latinoamérica con respecto al manejo de la pandemia.  El Salvador en dos meses ha logrado aplicar más de un millón de vacunas, mientras que Honduras aún no inmuniza a los empleados de primera línea.

¿La diferencia? La actual clase política salvadoreña se ha dedicado a trabajar por el bien común de cada uno de sus habitantes, diferente a Honduras que su clase política solo piensa en continuar enriqueciéndose a costillas del pueblo que sigue dormido en sus laureles, en espera que un milagro suceda y desaparezca a toda esta ladilla de la sociedad hondureña.

Para rematar la desgracia catracha, las autoridades “inspeccionaran” esta donación que nuestro país hermano realizara, peligroso esas vacunas desaparezcan, la verdad que no sería extraño que algo así suceda.

‘Siempre y cuando la vacuna sea segura y eficaz, pues no tenemos que poner ninguna dificultad, y si los hondureños tuviéramos esas vacunas en grandes cantidades estaríamos haciendo lo mismo’, dijo la ministra de Salud hondureña, Consuelo Flores.

Las declaraciones de Consuelo han generado fuertes críticas en las redes sociales, calificando a los funcionarios como deficientes por no dar respuesta a los alcaldes de Honduras que se vieron obligados a pedir ayuda al país vecino, pero sí intentar complicar el proceso de entrega de las dosis. La Fundación AVINA, que promueve el desarrollo sostenible y la defensa de las democracias en Latinoamérica, recientemente expresó que Honduras tardaría al menos 11 años en inmunizar a su población, y la verdad si tienen razón, porque si es de confiar en las actuales autoridades, quizá más bien nos llevará más tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *