A unos meses del juicio, debil e inutil luce la defensa de Juan Orlando Hernandez

La reciente salida de uno de los abogados que conformaban la defensa del expresidente Juan Orlando Hernández, el exfiscal Daniel Pérez, ocurre a pocos días de la audiencia de presentación de pruebas que este 28 de septiembre se ventilarán en el caso.

Expertos reaccionaron este martes al anuncio al señalar que preocupa la estrategia legal que la defensa de Hernández, sobre todo tratando del caso de un exmandatario.

“Siempre pensé que desde el principio el equipo de defensa de Hernández estaba mal preparado y era bastante incompetente”, expresó Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la DEA, quien ha seguido de cerca la acusación por tres delitos relacionados al narcotráfico que la justicia de Estados Unidos le imputa al hondureño.

Vigil consideró que “ahora, con todo lo que está ocurriendo, sólo refuerza esa opinión”.

Y es que además de la renuncia de Pérez, quien se apartó debido a desacuerdos sobre como se estaba llevando el caso, otros dos asistentes también dejaron de colaborar con el abogado principal en Nueva York, Raymond Colón, dijeron fuentes a Univisión.

Adicionalmente, dos co-acusados clave también parecen dispuestos a declararse culpables y posiblemente a testificar contra él, según los documentos judiciales.

Colón ha apostado el caso a la larga cooperación de su cliente con el gobierno de Estados Unidos, incluyendo la CIA y la DEA.

A criterio de David Weinstein, ex fiscal federal, llama la atención la forma tan pública en que la defensa está manejando un caso tan sensible y de alto perfil. “Es extremadamente fuera de lo común y peculiar. Si yo representara a un ex jefe de Estado, mantendría estrictamente todas las teorías y hechos del caso cerca de mí. Y esperaría que cualquier persona en mi equipo de defensa hiciera lo mismo”, apuntó.

Nueva solicitud de la Fiscalía

La Fiscalía de Estados Unidos solicitó en las últimas horas a la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York declarar bajo secretividad una serie de pruebas, entre ellas vaciados y escuchas telefónicas, que serán presentadas durante el juicio.

JOH enfrenta tres cargos, incluida la conspiración para importar cocaína y posesión de armas y los fiscales estadounidenses aseguran que recibió millones de dólares de narcotraficantes a cambio de protección, mientras gobernaba Honduras desde 2014 hasta enero de 2022.

Los fiscales han alegado que Hernández usó el dinero para enriquecerse y financiar sus campañas políticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.