Abogados de JOH afirman estar listos para derrumbar testimonios de la fiscalia

Las pruebas que tiene la Fiscalía de Estados Unidos contra el expresidente Juan Orlando Hernández serán refutadas con la misma estrategia que se hizo en Honduras: poner en duda el testimonio de quienes lo acusan.

Pero el as bajo la manga de las agencias acusadoras es el hermano del exmandatario, Juan Antonio “Tony” Hernández, quien podría confirmar cada una de las imputaciones. Esto si negocia una reducción de las penas que le impusieron y se ofrece como testigo en el juicio que se avizora.

Pero también puede suceder todo lo contrario y que “Tony” decida inculparse y librar de toda responsabilidad a su pariente para buscar una posible sentencia favorable para el exmandatario.

Al menos así lo considera Ángel Martínez, un investigador privado de Estados Unidos que afirmó que la defensa de Hernández Alvarado lo contrató para investigar a más de 30 testigos que tiene la Fiscalía.

Entre los testigos que se presentarían en el juicio podrían estar dos expresidentes de Honduras, así como Los Cachiros, los hermanos Valle Valle, autoridades antidrogas de ambos países u otros que están vinculados en el caso.

La defensa pretende evidenciar quiénes son las personas que lo han acusado, ya que Los Cachiros, los Valle Valle y otros narcotraficantes están presos por lo realizado en el gobierno de Hernández Alvarado al aplicar la extradición, explicó Martínez.

Sin embargo, esta es la misma receta que quisieron aplicar en Honduras y no les funcionó.

Martínez tampoco descarta que llamen a testificar a exaltos funcionarios de Estados Unidos, entre ellos agentes de la DEA y del Comando Sur, para que digan que Hernández Alvarado apoyó en la lucha en contra del narcotráfico.

Hermano

Como pruebas, aseguró el investigador, lo único que tiene la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York son los testigos que están detenidos, es decir, los mismos que el expresidente capturó y extraditó en su gobierno.

Es por ello que su grupo de exagentes federales de investigación de Estados Unidos recopilarán todos los hechos alrededor de los testigos porque las pruebas de la DEA están basadas en ellos, sostuvo.

Consideró que el juicio será peligroso, ya que toda la evidencia que tienen las autoridades se puede caer porque son testimonios de exnarcotráficantes.

Para el caso, en los vínculos con Joaquín “El Chapo” Guzmán existen testimonios, pero no hay evidencias sólidas que certifiquen todos los hechos que mencionan los testigos.

“Los cosos (juicios) aquí (en Estados Unidos) son con jurado, cuando el jurado escuche esto y vea todos los documentos que estamos encontrando se van a quedar fríos, porque Juan Orlando Hernández inició la extradición, entonces es un disparate decir que él inició la extradición para extraditarse él mismo”, enfatizó.

Martínez aclaró que no afirma que Hernández sea inocente, sino que el caso está en la cuerda floja porque las evidencias se pueden caer, ya que la defensa se está preparando con investigaciones en contra de los testigos.

Las evidencias son circunstanciales y en el jurado serán relevantes de acuerdo con el testigo; si son exnarcotraficantes pueden generarse dudas, destacó.

Es por eso que la DEA y el Departamento de Justicia de Estados Unidos, opinó el investigador, presionan a “Tony” Hernández, ya que se ha convertido en la principal pieza en el proceso.

“La clave de este juicio es convencer a ‘Tony’ Hernández porque si es el hermano que habla, el jurado lo va a ver desde otro ángulo, porque él puede salvarse o salvar a su hermano”, indicó.

Ahora bien, si “Tony” Hernández dice que “todo eso que se dice lo hice yo responsablemente usando el nombre de mi hermano”, quien gana el juicio será el expresidente.

Afirmó que el hermano del exmandatario está preso de por vida y la propuesta es reducirle la sentencia si él testifica en contra, pero todavía no ha confirmado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *