Herencias cachurecas, 1 de cada 6 hondureños viven con 50 lempiras al dia

Honduras sigue siendo el segundo país más pobre de América después de Haití.

Un estudio del Banco Mundial concluye que uno de cada seis hondureños vive con menos de un dólar con 90 centavos al día, unos alrededor de 47 lempiras.

Análisis especializados de organismos de la sociedad civil como el Foro de la Deuda Externa (FOSDEH), han catalogado como «vergonzoso» que el país esté ubicado en esa posición.

Los estudios de dicho organismo revelan que en los últimos años la administración gubernamental ha puesto a disposición al menos un millón de millones de lempiras como presupuesto público acumulado.

Sin embargo, la mejoría de la población no se ve y siguen sin  ser debidamente atendidos problemas fundamentales como la pobreza, desigualdad, migración, salud, educación y trabajo de la población en general.

En la medida en que ha crecido el plan de ingresos y gastos, más se ha derrumbado el nivel social de la mayoría de la población, en tal grado que cinco de cada diez personas están en la pobreza extrema.

Los estudiosos de la temática definen al “mendigo” como “la persona que demanda públicamente el favor y ayuda, casi siempre de carácter económico, de parte de los ciudadanos, utilizando o no algún tipo de reclamo, u ofreciendo ciertos servicios o bienes”.

El origen de la mendicidad en la pobreza es una realidad de diversas sociedades en la que lo usual es identificar condiciones de necesidad de parte de la población que pide limosnas para subsistir y para cubrir las necesidades básicas de su familia.

En esas condiciones viven una gran parte de hondureños. En 2010 la pobreza en el país abarcaba al 66 por ciento, un porcentaje que se elevó hasta el 70 ó 75 por ciento a causa de la emergencia sanitaria. Los pobres serán más si se prolongan las consecuencias externas vinculadas con la guerra entre Rusia y Ucrania.

En la última década se destinaron alrededor de 1,500 millones de lempiras anuales en programas dirigidos a aliviar la pobreza. ¿Qué impacto ha tenido la inversión de esos miles de millones que los políticos aseguran haber realizado para atender a los más desposeídos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.