La central de operaciones del cartel Hernández se concentró en esta zona del país

Es conocido que Juan Orlando Hernández y «Tony» Hernández son oriundos de Gracias, Lempira. Por la ubicación geografica esta zona no podia convertirse en la central de operaciones para cumplir las actividades que el cartel requeria, por lo que tuvieron que concentrarse en otra zona del país.

La Biósfera del Río Plátano ubicada en el departamento de Gracias a Dios, es concebida como una zona virgen, donde solo hay flora, fauna y uno que otro asentamiento, debido a su ubicación remota y prácticamente inaccesible, en aquel entonces, hasta que el Cartel Hernández entrara en acción.

Este resulto ser un lugar estratégico, pues entre más alejado de la civilización y, claramente, de las autoridades, más fácil es aterrizar avionetas repletas de cocaína que luego trafican hasta Estados Unidos.

La actual Secretaría de Defensa de Honduras conoce este flagelo que muchas veces contrarresta hasta que la droga fue movida del lugar, encontrando solo aeronaves abandonadas al costado del área clandestina de aterrizaje.

«Diario Heraldo» realizó el conteo de cuantas pistas clandestinas fueron destruidas en esa zona en el periodo de tiempo del 2012 al 2021. En total, las autoridades realizaron 260 operativos que se tradujeron en la destrucción de 205 puntos de aterrizaje, ya que algunos se inhabilitaron varias veces.

La central de operaciones de JOH, está conformada por los municipios de Ahuas, Wampusirpi y Brus Laguna, en esta última localidad es donde más operaciones se ejecutaron para dinamitar pistas clandestinas.

La acción delictiva aparte de traficar droga, también ha incluido la tala indiscriminado de bosque que formaba parte de la biósfera. Para construir una sola narcopistas tomando como referencia una medida de 1,000 metros de largo por 15 de ancho se tuvo que cortar al menos 417 árboles latifoliados plantados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.