La extradicion de JOH seria la primera de un desfile de militares, policias y politicos.

El exdirector de Operaciones de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), Mike Vigil, expresó este martes que las acciones de Estados Unidos (EE.UU) no van a parar con la extradición del expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Vigil dijo que hay muchos testigos claves en este caso y que el mismo se está ampliando porque “no va a parar con Juan Orlando Hernández, sabemos perfectamente que hay miembros de las fuerzas de seguridad como militares, policías y políticos metidos en el narcotráfico como otros miembros de la justicia hondureña”.

Honduras un “narcoestado”

“Durante la época de Juan Orlando se convirtió a Honduras en un narcoestado porque el narcotráfico era patrocinado por el Estado, por el gobierno de Juan Orlando”, declaró Vigil.

El exdirector de Operaciones de la DEA recordó que el hermano del expresidente Hernández, Antonio “Tony” Hernández, fue condenado a cadena perpetua más 30 años de cárcel por importar cocaína a los Estados Unidos.

“Bajo la administración -de Juan Orlando Hernández- se desarticuló algunas organizaciones que no estaban trabajando con él, pero no las que estaban colaborando con él como el caso del narcotraficante Geovanny Fuentes Ramírez que tenía un laboratorio para procesar cocaína en el departamento de Cortés”, amplió.

Vigil remarcó que Fuentes Ramírez pagó sobornos al exgobernante hondureño, pero que este no solo quería sobornos, sino cocaína para importarla hacia el país norteamericano.

“Hay testigos que dicen que Juan Orlando manifestó que iba a meter la droga en las narices de los gringos», subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.