Pepe Lobo:»Le deseo un buen viaje a Juan Orlando Hernandez»

El expresidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), se refirió este jueves a la inminente extradición de su sucesor, Juan Orlando Hernández (2014-2022), quien está acusado por delitos de narcotráfico y conspiración con armas de fuego en Estados Unidos.

«Lo de la apelación es normal, aunque no creo que con ello se evite la extradición de Juan Orlando (Hernández)», indicó Lobo Sosa en relación a la intención de la defensa de Juan Orlando Hernández de presentar un recurso de apelación ante la determinación que tomó el juez Edwin Ortez la noche del miércoles 16 de marzo.

«El tiene derecho a la defensa (…) no en Honduras, sino que en Estados Unidos», añadió.

Un día atrás, el juez de extradición, Edwin Ortez, determinó que la extradición de Hernández hacia Estados Unidos «sí procede», después de que comprobó el cumplimiento de todos los requisitos enmarcados dentro del auto acordado de extradición que la Corte Suprema de Justicia hondureña publicó en 2013.

Señaló que su expartido -el Partido Nacional- «no tiene la culpa». El partido, dijo, «ha sido secuestrado por dirigentes que se apartaron de sus estatutos y que atentaron contra el pueblo hondureño».

Pepe, ¿involucrado?

Sin embargo, Porfirio Lobo Sosa, presidente de Honduras en el período 2010-2014 y cuestionado por su displicencia frente a la corrupción, también ha figurado en procesos penales dentro de la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

Según la acusación contra Juan Orlando Hernández, Lobo Sosa fue uno de los beneficiarios de millonarias cantidades de dinero procedentes del narcotráfico que -en concepto de sobornos- impulsaron su campaña presidencial durante las elecciones generales 2009 y que le permitieron a Hernández ser elegido por el Congreso hondureño como su presidente en 2010.

A pesar de ello, Lobo Sosa insistió este jueves que «jamás he sido amigo, ni he tenido nada que ver con los narcos».

Al mismo tiempo, aseguró que si la justicia de Estados Unidos lo llama, «habrá que ir». «Son procesos legales que hay que seguir», subrayó, «que la ley se encargue de ello».

Insistió: «No tengo nada que ver con los narcos». «Ni visa tengo», recordó en virtud de que años atrás el gobierno de Estados Unidos le retiró su visa por considerarlo un personaje corrupto y antidemocrático.

Su hijo, un narco

El 6 de septiembre de 2017, Fabio Lobo, su hijo, fue condenado a 24 años de prisión, luego de que una corte de Nueva York lo encontró culpable por delitos de narcotráfico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.