Pepe Lobo:»Me duele mucho»

“No sé nada, no he podido ver a mi hijo”, dijo el expresidente Porfirio Lobo Sosa, al presentarse al lugar donde fue acribillado su hijo y tres personas más.

Explicó que su hijo salió a departir con unos amigos a una discoteca la noche del miércoles y que después le avisaron que lo habían asesinado.

Con el hijo del expresidente, Said Lobo Bonilla, de 23 años, fueron acribillados un sobrino político del ex jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, identificado como Luis Zelaya de 23 años, otro amigo identificado como Salomón Vásquez y una cuarta persona cuyo nombre no fue precisado.

Lobo Sosa dijo que las cuatro personas venían saliendo de la discoteca en dos carros, de pronto salieron hombres armados, quienes los obligaron a salir y fue cuando los acribillaron.

No se puede decir si esto iba dirigido porque los bajaron a los cuarto y los mataron, dijo al señalar que la violencia está carcomiendo a la sociedad.

Dijo que ha pedido a su familia que no toquen el cuarto de su hijo, tanto de la casa de Tegucigalpa como la de Olancho, para que lleguen los cuerpos de investigación y tal vez puedan encontrar algo sobre si este crimen iba dirigido.

“Son cosas que suceden, son cosas que duelen”, exclamaba Lobo Sosa a unos pasos donde yacía el cuerpo de su hijo de 19 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.