Prestigioso diario de Israel señala negociaciones de su gobierno con JOH.

El prestigio diario de Israel, Haaretz publicó un articulo en su sitio web donde señala las negociaciones que mantuvo el presidente Benjamin Netanyahu con el ex-presidente señalado como narcotraficante por los Estados Unidos, Juan Orlando Hernández.

Extracto textual del artículo publicado, dice lo siguiente:

«Honduras y la Embajada de Jerusalén: cómo Netanyahu respaldó los negocios de arma y cocaina.»

A pesar de las gravísimas acusaciones contra el entonces presidente hondureño, los gobiernos israelíes continuaron suministrándole armas que fueron utilizadas para reprimir a sus opositores y traficar drogas a los Estados Unidos.

Alrededor de las 14:30 horas del jueves 21 de abril, despegó de la capital hondureña, Tegucigalpa, un avión perteneciente a la Administración para el Control de Drogas de EE. UU., que transportaba al expresidente Juan Orlando Hernández para ser juzgado en Manhattan por tráfico de drogas y armas de fuego.

Esto marcó el final de la carrera política de Hernández, quien fue elegido presidente por primera vez en unas elecciones turbias en 2013 luego de un golpe militar en el que el presidente anterior fue arrestado y exiliado a Costa Rica mientras aún vestía pijamas.

Si hubiera algo de justicia en el mundo, el avión de la DEA debería haber hecho una escala en el aeropuerto Ben Gurion para recoger al ex primer ministro Benjamin Netanyahu , y a los ministros de su gobierno y funcionarios de los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa que ayudaron a Hernández a sobrevivir en el poder tanto tiempo como lo hizo.

Según un comunicado del Departamento de Justicia de Estados Unidos , Hernández está acusado de participar “en una conspiración corrupta y violenta de narcotráfico para facilitar la importación de cientos de miles de kilogramos de cocaína a Estados Unidos. Hernández supuestamente recibió millones de dólares para usar su cargo público, las fuerzas del orden público y el ejército para apoyar a las organizaciones narcotraficantes en Honduras, México y otros lugares”.

El fiscal general Merrick Garland declaró: “Se alega que Hernández usó sus amplios poderes políticos para proteger y ayudar a los narcotraficantes y líderes de cárteles, alertándolos sobre posibles interdicciones y sancionando la violencia fuertemente armada para apoyar su tráfico de drogas”.

Hernández está acusado de haber usado dinero del narcotráfico para financiar su campaña política y, después de ser elegido, presuntamente explotar el dinero del gobierno hondureño, junto con recursos policiales y militares, para avanzar en sus planes de tráfico de drogas.

Si no fuera por los estrechos vínculos de Hernández con Netanyahu y las negociaciones que Israel entabló en torno al traslado de la Embajada de Honduras a Jerusalén, la carrera política de Hernández probablemente habría terminado hace algunos años.

La acusación contra Hernández no menciona a Israel, pero sí indica que si bien Israel ayudó en la guerra contra las drogas de Estados Unidos, al mismo tiempo ayudó a distribuirlas.

Al menos de 2015 a 2017, cuando los ministerios de Defensa y Relaciones Exteriores de Israel supuestamente dieron permiso a NSO Group para vender su software espía Pegasus a las autoridades mexicanas, para usarlo en sus esfuerzos antidrogas y atrapar al jefe del cartel internacional de drogas de Sinaloa, Joaquín. Guzmán Loera (también conocido como El Chapo), los gobiernos de Netanyahu y los dos ministerios también estaban ayudando directamente a Hernández, quien era cómplice de El Chapo y el cartel de Sinaloa, a transferir toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

Según los cargos, la policía y las fuerzas armadas hondureñas, que recibían cargamentos de armas y suministros militares de Israel, también custodiaban los cargamentos de drogas bajo las órdenes de Hernández.

El 21 de septiembre de 2020, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió un comunicado que decía que Hernández “ha sido durante muchos años un amigo activo de Israel. Bajo su liderazgo, Honduras se convirtió en uno de los dos países de América Latina, y uno de los cinco en el mundo, en abstenerse con mayor frecuencia de las resoluciones a las que Israel se opone. En diciembre de 2017, Honduras fue uno de los pocos países que se unieron a Israel para votar en contra de la resolución de la ONU que se oponía a que Estados Unidos trasladara su embajada a Jerusalén”.

El apoyo político y militar a Hernández recién ha cesado ahora que ha sido extraditado a Estados Unidos. De repente, desde el lado israelí solo hay un silencio incómodo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.