Romeo Vásquez se muestra «arrepentido» con decisión tomada en el 2009

El 28 de junio de 2009 quedó marcado en la historia de Honduras por la ejecución del sexto golpe de Estado en la historia del país; en ese entonces el presidente José Manuel Zelaya Rosales fue destituido a falta de seis meses de concluir su mandato.

Romeo Vásquez Velásquez, manifestó que se arrepiente de no haber tomado la Presidencia de Honduras tras el golpe de Estado de 2009, el cual fue orquestado «porque había un desorden hablando de la Constituyente».

Señaló que los políticos que gobernaron posteriormente el país utilizaron la crisis política «como que se habían ganado una lotería».

«Lo que sí me arrepiento es haberle devuelto el poder a esos pendejos irresponsables, que lo que hicieron fue hundir más el país. Me enardece saber de que estábamos en una posibilidad de sacar al país adelante», dijo a la radio HRN.

«Estos políticos lo que hicieron fue irse a llenar las bolsas de dinero a robar, a asociarse con el narcotráfico y eso no lo podemos seguir permitiendo», agregó el general en condición de retiro.

El excandidato a la Presidencia por el Partido Alianza Patriótica Hondureña (APH) también indicó que a él lo desprestigiaron y el pueblo de Honduras no ganó nada.

Finalmente, expresó que no en aquel momento no tomó la Presidencia de la nación por ser «muy patriota, no iba abusar de la oportunidad».

El poder recayó sobre el titular del Congreso Nacional, Roberto Micheletti (Partido Liberal), quien gobernó hasta el 27 de enero de 2010, día de la asunción de Porfirio Lobo Sosa (Partido Nacional).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.