Todo el caso de Juan Orlando Hernandez

Aquí la acusación íntegra de la Fiscalía contra el expresidente de Honduras vinculado al narcotráfico.

Los cargos del Gran Jurado:

Resumen

1. JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, alias “JOH”, el acusado, es un ex miembro del Congreso Nacional de Honduras y ex presidente de Honduras. Desde al menos en o alrededor de 2004, hasta en o alrededor de 2022, HERNÁNDEZ participó en una conspiración corrupta y violenta de tráfico de drogas para facilitar la importación de toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

2. Como parte de esa conspiración, JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, alias “JOH”, el acusado, recibió millones de dólares de múltiples organizaciones de narcotraficantes en Honduras, México y otros lugares, incluyendo del antiguo líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo” (“Guzmán Loera”). HERNÁNDEZ utilizó esas ganancias del narcotráfico para enriquecerse, financiar sus campañas políticas y cometer fraude electoral, incluso en relación con las elecciones presidenciales hondureñas de 2013 y 2017. A cambio, HERNÁNDEZ protegió a los narcotraficantes, incluido su hermano y ex miembro del Congreso Nacional de Honduras Juan Antonio Hernández Alvarado, alias “Tony Hernández” (“Hernández Alvarado”), de la investigación, la detención y la extradición; hizo que se proporcionara información sensible de las fuerzas del orden y del ejército a los narcotraficantes para ayudarles en sus actividades delictivas; hizo que miembros de la Policía Nacional de Honduras y del ejército protegieran los envíos de droga en Honduras; y permitió que se cometiera una violencia brutal sin consecuencias.

3. En el proceso, JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH, 11el acusado, abusó de su posición como presidente de Honduras para operar el país como un narco-estado, con el fin de enriquecerse y ganar y mantener el poder de manera corrupta; corrompió las instituciones legítimas de Honduras, incluyendo partes de la Policía Nacional de Honduras, el ejército y el Congreso Nacional; y, mientras pretendía públicamente ser un aliado de los Estados Unidos, contribuyó con sus co-conspiradores a que Honduras se convirtiera en uno de los mayores puntos de transbordo del mundo para la cocaína destinada a los Estados Unidos.

Medios y métodos de la conspiración del narcotráfico

4. En el marco de la conspiración para el tráfico de drogas, en varios momentos entre 2004 y 2022, JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, alias “JOH”, el acusado, y otros miembros de la conspiración organizaron y ejecutaron sus actividades de tráfico de drogas de la siguiente manera:

a. Desde al menos 2004 o alrededor de esa fecha, múltiples organizaciones de narcotraficantes de Honduras y de otros países trabajaron juntas para recibir cargamentos de varias toneladas de cocaína enviados a Honduras desde, entre otros lugares, Colombia y Venezuela, a través de rutas marítimas y aéreas. Los cargamentos marítimos se enviaban hacia el norte desde la costa de Venezuela utilizando embarcaciones rápidas, barcos pesqueros y portacontenedores. Los envíos aéreos se enviaban a menudo desde pistas de aterrizaje clandestinas, normalmente de tierra o hierba, en Colombia y Venezuela, y se recibían en pistas de aterrizaje clandestinas similares en Honduras. Una vez que la cocaína llegó a Honduras, el narcotráfico las organizaciones transportaban la droga hacia el oeste de Honduras, hacia la frontera con Guatemala y, finalmente, hacia Estados Unidos.

b. Desde al menos alrededor de 2004, los miembros de la conjura transportada por Honduras más de aproximadamente 500.000 kilogramos de cocaína con destino a Estados Unidos. A fin de lograr el paso seguro por Honduras para aquellos enormes cargamentos de cocaína, organizaciones narcotraficantes obtenido el apoyo, protección y participación directa de ciertos funcionarios públicos hondureños prominentes, incluido HERNÁNDEZ.

c. Los narcotraficantes pagaron sobornos a HERNÁNDEZ y a otros funcionarios públicos, incluidos otros ex presidentes de Honduras y miembros del Congreso Nacional de Honduras, la Policía Nacional de Honduras y el ejército hondureño. A cambio, los funcionarios públicos, incluido HERNÁNDEZ, proporcionaron a los narcotraficantes, por ejemplo, protección contra la investigación y el arresto, y acceso a información policial y militar, incluidos los datos de los radares de vuelo en Honduras, lo que permitió a los narcotraficantes evadir la detección de las autoridades hondureñas.

d. HERNÁNDEZ, junto con otros destacados funcionarios públicos, se coordinó con los narcotraficantes para promover la conspiración con el fin de, entre otras cosas transportar y distribuir estos grandes cargamentos de cocaína; reclutar y hacer que otros proporcionen seguridad fuertemente armada para proteger a los miembros de la conspiración, sus cargamentos de cocaína y a HERNÁNDEZ durante algunas de sus reuniones con los narcotraficantes; interferir con las investigaciones sobre el tráfico de drogas; impedir la extradición a los Estados Unidos de los narcotraficantes; enriquecerse, mientras el pueblo de Honduras soportaba condiciones de pobreza y violencia desenfrenada; y ganar y mantener el poder político, entre otras cosas, sobornando a otros con las ganancias del narcotráfico para asegurar su elección a cargos públicos, incluso mediante el fraude electoral.

Actos en apoyo de la conspiración para el tráfico de drogas

5. En el marco de la conspiración para el tráfico de drogas y para llevar a cabo los objetivos ilegales de la misma, JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, alias “JOH”, el acusado, y otros miembros de la conspiración llevaron a cabo, entre otras, las siguientes actividades:

a. En 2005, HERNÁNDEZ, quien entonces era un congresista postulándose a la reelección, aceptó aproximadamente $40,000 en ganancias del narcotráfico de Víctor Hugo Díaz Morales, a/k/a “El Rojo” (“Díaz Morales”), el exlíder de una red de narcotraficantes organización con sede en Honduras y Guatemala, cuyo soborno se pagó a través de Hernández Alvarado. A cambio, la de Díaz Morales organización, que estaba trabajando en ese momento con Hernández Alvarado, recibió información y protección de la ley hondureña ejecución que ayudó a Díaz Morales y Hernández Alvarado transportar grandes cantidades de cocaína con destino a Estados Unidos a través Honduras a Guatemala.

b. En 2009, HERNÁNDEZ comenzó a hacer campaña para convertirse en presidente del Congreso Nacional de Honduras. Esta vez, Díaz Morales entregó aproximadamente $100,000 en ganancias del narcotráfico a Hernández Alvarado para, entre otros, Funcionarios, HERNÁNDEZ. A cambio, Hernández Alvarado prometió que si la elección de HERNÁNDEZ resultaba exitosa, los funcionarios amigos del narcotráfico de Díaz Morales y Hernández Alvarado sería colocados en los principales puestos de aplicación de la ley, y Hernández Alvarado y Díaz Morales tendrían más acceso a la información para ayudar con sus actividades delictivas, incluida información sobre esfuerzos de interdicción de la Policía Nacional y el Ejército de Honduras.

c. Entre 2004 y 2016, aproximadamente, en parte como resultado de los sobornos mencionados anteriormente pagados a HERNÁNDEZ, Díaz Morales recibió información sensible sobre la aplicación de la ley y el ejército en Honduras que era fundamental para su organización de tráfico de drogas. Por ejemplo, Díaz Morales recibió información sobre las operaciones de la Armada hondureña; los esfuerzos de los Estados Unidos para entrenar a los pilotos de la Fuerza Aérea hondureña a volar de noche para realizar operaciones antinarcóticos; la capacidad de los radares militares hondureños, para que los envíos de cocaína en avión pudieran evitar ser detectados; y los esfuerzos de interdicción de ciertos funcionarios de la Policía Nacional de Honduras. Durante este mismo período de tiempo o aproximadamente, Díaz Morales y Hernández Alvarado trabajaron juntos para transportar a través de Honduras aproximadamente 140.000 kilogramos de cocaína con destino a los Estados Unidos.

d. En 2009 o alrededor de esa fecha, el aliado político de HERNÁNDEZ, Porfirio Lobo Sosa, alias “Pepe Lobo” (“Lobo Sosa”), comenzó a hacer compaña para convertirse en presidente de Honduras. Por esa época, HERNÁNDEZ y Lobo Sosa trabajaron juntos para obtener aproximadamente 2.000.000 de dólares en ganancias del narcotráfico de Amílcar Alexander Ardón Soriano, alias “Chande” (“Ardón Soriano”), un antiguo narcotraficante hondureño y el entonces alcalde de El Paraíso, Copán en Honduras. A cambio, HERNÁNDEZ y Lobo Sosa prometieron proteger a Ardón Soriano del arresto y la extradición a los Estados Unidos, y nombrar al pariente y co-conspirador de Ardón Soriano (“CC- 1”) para un puesto en el gobierno nacional de Honduras.

e. En noviembre de 2009 o alrededor de esa fecha, Lobo Sosa fue elegido presidente de Honduras, y en enero de 2010 o alrededor de esa fecha, HERNÁNDEZ se convirtió en presidente del Congreso Nacional. A partir de entonces, y a cambio del mencionado soborno de 2.000.000 de dólares de Ardón Soriano, HERNÁNDEZ y Lobo Sosa nombraron a CC-1 como jefe de una agencia gubernamental hondureña (“Agencia-1”) En ese papel, y bajo la dirección de HERNÁNDEZ y Lobo Sosa, la CC-1 adjudicó contratos gubernamentales a empresas de fachada controladas por narcotraficantes para ayudar a éstos a blanquear las ganancias del narcotráfico.

f. Después de que HERNÁNDEZ se convirtiera enpresidente del Congreso Nacional en enero de 2010 o alrededor de esa fecha, Hernández Alvarado y Ardón Soriano participaron en múltiples envíos de cocaína al mes utilizando varios medios de transporte incluyendo helicópteros, aviones y barcos. Al menos uno de los helicópteros de Hernández Alvarado y Ardon Soriano utilizaron para transportar cocaína registrada en los Estados Unidos. Con el apoyo prometido de HERNÁNDEZ y de miembros de la Policía Nacional de Honduras, Hernández Alvarado y Ardón Soriano trabajaron juntos para transportar a través de Honduras más de aproximadamente 30.000 kilogramos de cocaína con destino a los Estados Unidos. Seguros de que HERNÁNDEZ y otros funcionarios corruptos los protegían, Hernández Alvarado y Ardón Soriano sellaron parte de la cocaína que traficaban con sus iniciales, “TH” y “AA”, respectivamente.

g. En 2012 o alrededor de esa fecha, HERNÁNDEZ apoyó públicamente una enmienda a la Constitución hondureña que, por primera vez, autorizaba la extradición de ciudadanos hondureños a los Estados Unidos para ser procesados por cargos de narcotráfico. Sin embargo, durante reuniones privadas, HERNÁNDEZ, Hernández Alvarado y otros destacados funcionarios públicos de Honduras prometieron proteger a sus aliados del narcotráfico del arresto y la extradición a los Estados Unidos a cambio de grandes pagos de las ganancias del narcotráfico y del apoyo en las próximas elecciones.

h. En 2013 o alrededor de esa fecha, HERNÁNDEZ comenzó a hacer campaña para convertirse en presidente de Honduras. En relación con su campaña, HERNÁNDEZ aceptó aproximadamente 1.000.000 de dólares en ganancias del narcotráfico de Guzmán Loera que se pagaron a HERNÁNDEZ a través de Hernández Alvarado. Alrededor de este tiempo Hernández Alvarado fue trabajando en coordinación con Ardón Soriano y otra organización de narcotraficantes liderada por Miguel Arnulfo Valle Valle (“Miguel Valle”) y Luis Antonio Valle Valle (“Luis Valle”) para proveer al Cártel de Sinaloa, entonces liderado por Guzmán Loera, de cantidades masivas de cocaína y de seguridad armada para el transporte de esos envíos a través de Honduras. HERNÁNDEZ envió a Hernández Alvarado y un socio, armados con ametralladoras, para recoger el soborno de 1.000.000 de dólares de Guzmán Loera. A cambio del millón de dólares de Guzmán Loera, HERNÁNDEZ se comprometió a seguir protegiendo las actividades de narcotráfico del cártel de Sinaloa en Honduras.

h. En 2013 o alrededor de esa fecha, en el período previo a las elecciones presidenciales hondureñas, HERNÁNDEZ dirigió a CC-1 y a otras personas para que sobornaran a determinados políticos y funcionarios electorales utilizando los fondos de la campaña de HERNÁNDEZ, que se financiaban en parte con los ingresos del narcotráfico, con el fin de garantizar que HERNÁNDEZ ganara las elección. Como parte de estos esfuerzos, CC-1 y otros viajaron a varios municipios que no apoyaban suficientemente a HERNÁNDEZ, y sobornó a los funcionarios que controlaban los centros de votación para manipular el recuento de votos a favor de HERNÁNDEZ. A cambio de este fraude electoral, HERNÁNDEZ protegió y apoyó las actividades de narcotráfico de Ardón Soriano.

i. En 2013, en el período previo a la Elecciones presidenciales de Honduras, HERNÁNDEZ ordenó CC-1 y otros sobornar a ciertos políticos y funcionarios electorales utilizando los fondos de la campaña de HERNÁNDEZ, que fueron financiados en parte con las ganancias del narcotráfico, para asegurar que HERNANDEZ ganara la elección. Como parte de esos esfuerzos, CC-1 y otros viajaron a varios municipios que no estaban apoyando lo suficiente HERNANDEZ, y sobornaron a los funcionarios que controlaban los centros de votación para manipular el conteo de votos a favor de HERNANDEZ. A cambio de este fraude electoral, HERNANDEZ protegió y apoyó a Ardón Las actividades de narcotráfico de Soriano.

j. En o alrededor de 2014, cuando HERNÁNDEZ era presidente de Honduras, HERNÁNDEZ se reunió con Hernández Alvarado, Ardón Soriano y CC-1, entre otros, para discutir las extradiciones pendientes de Miguel Valle y Luis Valle a los Estados Unidos. Durante el curso de esa reunión, HERNÁNDEZ dijo, en esencia y en parte, que HERNÁNDEZ había decidido extraditar a los Valles en respuesta a los informes de que los Valles planeaban asesinar a HERNÁNDEZ, pero que HERNÁNDEZ no extraditaría a sus aliados del narcotráfico, incluido Ardón Soriano.

k. En 2017 o alrededor de esa fecha, mientras HERNÁNDEZ estaba en campaña para ser reelegido como presidente de Honduras, HERNÁNDEZ se reunió con Ardón Soriano en Copán, Ho duras. En el transcurso de esa reunión, HERNÁNDEZ dijo, en esencia y en parte, que estaba preocupado por obtener suficientes votos para la reelección y pidió a Ardón Soriano que financiara sus actividades de campaña en Copán y Lempira, Honduras, a cambio de seguir protegiendo a Ardón Soriano de la detención y la extradición. Ardón Soriano aceptó y utilizó aproximadamente 1.500.000 dólares procedentes del narcotráfico para, entre otras cosas, sobornar a otros políticos y funcionarios electorales para apoyar a HERNÁNDEZ en las elecciones de 2017, reelegido como presidente de Honduras.

l. En el año 2018 o en torno a él, Hernández Alvarado fue acusado en el Distrito Sur de Nueva York en relación con su participación en la conspiración de tráfico de cocaína, y posteriormente fue condenado tras un juicio celebrado en torno al 18 de octubre de 2019 por delitos que incluían conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos, poseer ametralladoras y dispositivos destructivos en de la conspiración de tráfico de drogas, y conspirar para poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de tráfico de drogas. Mientras el caso de Hernández Alvarado estaba pendiente, HERNÁNDEZ continuó coordinando estrechamente con los narcotraficantes en Honduras para promover la conspiración. Por ejemplo, el 29 de mayo de 2019, o alrededor de esa fecha, el día después de que HERNÁNDEZ fuera identificado públicamente en los expedientes judiciales como uno de los co- conspiradores de Hernández Alvarado, Fuentes Ramírez visitó la residencia presidencial de HERNÁNDEZ, y Fuentes Ramírez continuó a partir de entonces pagando a HERNÁNDEZ sobornos para su protección, por un total de cientos de miles de lempiras hondureñas.

m. Durante juicio Hernández Alvarado, un fotografía recuperada del teléfono móvil de Hernández Alvarado que representa un arma de fuego introducida como prueba inscrita con el nombre de HERNÁNDEZ también se presentó como prueba en el juicio de Hernández En el juicio de Alvarado había libros de contabilidad de drogas que pertenecían a otro ex narcotraficante hondureño (“CC-2”) que contenían anotaciones con el nombre de Hernández Alvarado y las iniciales de HERNÁNDEZ, “JOH”, junto con las entradas correspondientes que reflejaban grandes pagos a HERNÁNDEZ y Hernández Alvarado. Aproximadamente una semana después de que Hernández Alvarado fuera condenado, en torno al 26 de octubre de 2019, unos presos armados con machetes y un arma de fuego asesinaron a CC-2 en una prisión hondureña para impedir la posible cooperación de CC-2 contra, entre otros, HERNÁNDEZ.

ALEGACIONES LEGALES

6. Desde al menos en o alrededor de 2004, hasta e incluyendo en o alrededor de 2022, en Honduras, Guatemala, Venezuela, Colombia, México, y en otros lugares, y en un delito iniciado y cometido fuera de la jurisdicción de cualquier Estado o distrito particular de los Estados Unidos, JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH,”, el acusado, y otras personas conocidas y desconocidas, al menos una de las cuales ha sido llevada y arrestada por primera vez en el Distrito Sur de Nueva York, se combinaron, conspiraron, confederaron y acordaron, a sabiendas y entre sí, violar las leyes de narcóticos de los Estados Unidos.

7. Era parte y objeto de la conspiración que JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH”, el acusado, y otros conocidos y desconocidos, importaran y lo hicieran en los Estados Unidos desde un lugar fuera de los mismos una sustancia controlada, en violación del Título 21, Código de los Estados Unidos, Secciones 952(a) y 960(a)(1).

8. Además, era parte y objeto de la conspiración que JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH”, el acusado, y otros conocidos y desconocidos, fabricaran y distribuyeran y poseyeran con intención de distribuir una sustancia controlada, con la intención, el conocimiento y la causa razonable de creen que dicha sustancia se importaría ilegalmente a los Estados Unidos y a las aguas situadas a una distancia de 12 millas de la costa de los Estados Unidos, en violación del Título21 del Código de los Estados Unidos, Secciones 959(a) y 960(a)(3).

9. Además, era una parte y un objeto de la conspiración para que JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH”, el acusado, y otros conocidos y desconocidos, fabriquen y distribuyan, a bordo de una aeronave registrada en los Estados Unidos, y posean con intención de distribuir una sustancia controlada, en violación del Título 21 del Código de los Estados Unidos, Secciones 959(c) y 960(a)(3).

10. La sustancia controlada que JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH”, el acusado, conspiró para (i) importar a los Estados Unidos y al territorio aduanero de los Estados Unidos desde un lugar fuera del mismo, (ii) fabricar, distribuir y poseer con la intención de distribuir, con la intención, el conocimiento y la causa razonable de creer que dicha sustancia sería importada ilegalmente a los Estados Unidos y a las aguas dentro de una distancia de 12 millas de la costa de los Estados Unidos, y (iii) fabricar, distribuir y poseer con la intención de distribuir a bordo de una aeronave registrada en los Estados Unidos, fue cinco kilógramos o más de mezclas y sustancias que contienen una cantidad detectable de cocaína, en violación del Título 21 del Código de los Estados Unidos, Sección 960(b)(1)(B).(Título 21, Código de los Estados Unidos, Sección 963; y Título 18, Código de los Estados Unidos, Sección 3238).

CUENTA DOS(Posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos)

El Gran Jurado acusa además:

11. Los párrafos 1 a 5 de esta Acusación Suplementaria se reafirman y se incorporan por referencia como si estuvieran completamente establecidos en este documento.

12. Desde al menos en o alrededor de 2004, hasta e incluyendo en o alrededor de 2022, en Honduras, Guatemala, Venezuela, Colombia, México y en otros lugares, y en un delito iniciado y cometido fuera de la jurisdicción de cualquier Estado o distrito particular de los Estados Unidos, y por el cual al menos uno de dos o más delincuentes conjuntos ha sido llevado y arrestado por primera vez en el Distrito Sur de Nueva York, JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH”, el acusado, durante y en relación con un delito de tráfico de drogas por el que puede ser procesado en un tribunal de los Estados Unidos, a saber, la conspiración para la importación de cocaína acusada en el Primer Cargo de esta Acusación Suplementaria, usó y portó armas de fuego a sabiendas, y, en apoyo de dicho delito, poseyó armas de fuego a sabiendas, y ayudó e incitó al uso, porte y posesión de las armas de fuego, a saber, las ametralladoras que eran capaces de disparar automáticamente más de un tiro, sin recarga manual, mediante una sola función del gatillo, así como los dispositivos destructivos. (Título 18 del Código de los Estados Unidos, secciones 924(c)(1)(A), 924(c)(1)(B) (ii), 3238 y 2).

CUENTA TRES

(Conspiración para poseer armas de fuego y dispositivos destructivos)

El Gran Jurado acusa además:

13. Los párrafos 1 a 5 de esta Acusación Suplementaria se reafirman y se incorporan por referencia como si estuvieran completamente establecidos en este documento.

14. Desde al menos en o alrededor de 2004, hasta e incluyendo en o alrededor de 2022, en Honduras, Guatemala, Venezuela, Colombia, México, y en otros lugares, y en un delito iniciado y cometido fuera de la jurisdicción de cualquier Estado o distrito particular de los Estados Unidos, JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH,”, el acusado, y otros conocidos y desconocidos, al menos uno de los cuales ha sido llevado y arrestado por primera vez en el Distrito Sur de Nueva York, se combinaron, conspiraron, confederaron y acordaron juntos y entre sí para violar el Título 18 del Código de los Estados Unidos, Sección 924(c), a sabiendas e intencionalmente.

15. Era parte y objeto de la conspiración que JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH”, el acusado, y otros conocidos y desconocidos, utilizaron y utilizaron, durante y en relación con un delito de tráfico de drogas por el que puede ser procesado en un tribunal de los Estados Unidos, a saber, la conspiración para la importación de cocaína acusada en el Primer Cargo de esta Acusación Suplementaria, a sabiendas, armas de fuego y, en apoyo de dicho delito, poseer a sabiendas armas de fuego, incluyendo ametralladoras capaces de disparar automáticamente más de un tiro, sin recarga manual, mediante una sola función del gatillo, así como dispositivos destructivos, en violación del Título 18 del Código de los Estados Unidos, Secciones 924(c)(1)(A) y 924(c)(1)(B)(ii).(Título 18 del Código de los Estados Unidos, secciones 924(0) y 3238).

ALEGACIÓN DE CONFISCACIÓN

(En cuanto a la primera cuenta)

16. Como resultado de la comisión del delito de sustancias controladas imputado en el Primer Cargo de esta Acusación Suplementaria, JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, alias “JOH”, el acusado, deberá confiscar a los Estados Unidos, de conformidad con el Título 21 del Código de los Estados Unidos, Secciones 853 y 970, todos y cada uno de los bienes que constituyan, o derivados de cualquier producto que el acusado haya obtenido, directa o indirectamente, como resultado del delito, y todos y cada uno de los bienes utilizados, o destinados a ser utilizados, de cualquier manera o en parte, para cometer y facilitar la comisión del delito imputado en el Primer Cargo de esta Acusación Suplementaria.

ALEGACIÓN DE CONFISCACIÓN

(En cuanto a los cargos dos y tres)

17. Como resultado de la comisión de los delitos con armas de fuego acusados en los Cargos Dos y Tres de esta Acusación Suplementaria, JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, alias “JOH”, el acusado, deberá confiscar a los Estados Unidos, de conformidad con el Título 18 del Código de los Estados Unidos, Sección 924(d), todas las armas de fuego y municiones involucradas y utilizadas en la comisión de los delitos acusados en los Cargos Dos y Tres de esta Acusación Suplementaria.

Disposición de activos sustitutivos

18. Si alguno de los bienes decomisables arriba descritos, como resultado de cualquier acto u omisión de JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, a/k/a “JOH”, el demandado:

A. no puede ser localizado en el ejercicio del debido diligencia; B. ha sido transferido o vendido a, o depositado con, una tercera persona; C. ha sido colocado fuera de la jurisdicción del Corte; D. ha disminuido sustancialmente su valor; o Y. se ha mezclado con otros bienes que no se puede subdividir sin dificultad, es la intención de los Estados Unidos, de conformidad con el Título 21, Estados Unidos Código de los Estados Unidos, Secciones 853 (p) y 970, y Título 28, Estados Unidos Código, Sección 2461 (c), para buscar el decomiso de cualquier otra propiedad del demandado hasta el valor de los bienes confiscables antes mencionados.

(Título 21, Código de los Estados Unidos, Secciones 853 y 970; y Título 28, Código de los Estados Unidos, Sección 2461 (c). )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.