(VIDEO) Abogado de Juan Orlando Hernandez, Raymond Colon da sus primeras declaraciones

A criterio del abogado penalista Fernando Gonzáles, el expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández podría convertirse en un colaborador eficaz de los Estados Unidos (EE.UU.).

Al ser consultado sobre cuánto durará el juicio de Hernández en el país norteamericano, explicó que todo dependerá de la disposición que pueda tener el exmandatario hondureño y su defensa.

Dijo que si este acepta los cargos que se le imputan (narcotráfico y uso de armas), el proceso judicial podría ser menos tedioso.

“La primera audiencia según dicta la ley es dentro de los 70 días, pero esta puede reprogramarse debido a la información que pueda solicitar la defensa y la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York”, manifestó Gonzáles.

El profesional del derecho reiteró que todo dependerá de la disposición que el exjefe de Estado pueda tener y de la figura a la que pueda acogerse porque inclusive, mencionó que este se podría convertirse en un colaborar eficaz siempre y cuando la información que brinde sea fidedigna y útil para la Fiscalía estadounidense.

VIDEO:

El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández, que este jueves fue extraditado desde su país a Estados Unidos, comparecerá el viernes ante el juez federal Stewart D. Aaron en el tribunal federal del Distrito Sur de Nueva York.

Un comunicado del ministerio de Justicia estadounidense señaló que Hernández, de 53 años, va a ser acusado de delitos que van desde 2004 a 2022, por «participar en un conspiración de corrupción y tráfico violento de drogas y propiciar la importación de miles de kilos de cocaína a los Estados Unidos».

Hernández «supuestamente recibió millones de dólares para utilizar su cargo público, las fuerzas del orden y el Ejército para respaldar organizaciones de narcotráfico en Honduras, México y otros lugares».

El fiscal Damian Williams del mismo tribunal dijo que Hernández es sospechoso de aliarse «con algunos de los más prolíficos narcotraficantes para levantar un imperio corrupto y brutal», y de «usar sus vastos poderes para proteger y asistir a los líderes de carteles del narco alertándolos de posibles prohibiciones, así como bendiciendo la violencia fuertemente armada para apoyar ese tráfico de droga».

Será el juez el que decida los cargos que se le aplican, pero la Fiscalía va a pedir que sean estos tres: conspirar para introducir cocaína a Estados Unidos, usar y transportar ametralladoras y explosivos para el traslado de la droga y conspirar para el delito anterior; solo estos dos últimos delitos llevan acarreada la prisión a perpetuidad.

En el comunicado aparece también la Agencia Antidroga de EE.UU. (DEA, en inglés), cuya administradora, Anne Milgram, destacó que «la extradición de hoy deja claro que la DEA no va a parar ante nada en su persecución de los actores políticos más poderosos que se implican en narcotráfico, violencia y corrupción».

Desde el derrocamiento y traslado del presidente panameño de facto Manuel Antonio Noriega hasta Estados Unidos -donde fue juzgado y condenado a 40 años-, esta será la segunda vez que un jefe de Estado latinoamericano se presenta ante la Justicia estadounidense. EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *